Métodos para Recoger las Olivas

España es país de olivos, ya lo decían Rafael Alberti y otros poetas de la Generación del 27. ¡Y no exageraban! Sólo en Andalucía hay aproximadamente 1.600.000 hectáreas de olivares, una superficie que supera a la de la provincia de Huesca, y de las que se obtiene casi la mitad del aceite de oliva de todo el mundo.

Tan aficionados somos a la aceituna, que el olivo también es también uno de los árboles más populares para plantar en huertos particulares, donde las aceitunas recogidas serán únicamente para consumo propio.

Verdes y aliñadas con sosa, negras, rellenas, en croquetas, hechas aceite… Son una parte esencial de nuestra dieta y cultura desde hace siglos, pero la forma de recogerlas se ha ido actualizando con el tiempo.

Cómo recoger aceitunas

La temporada para la recogida de aceitunas comienza a mediados de octubre y se puede alargar hasta bien entrado diciembre, dependiendo de la zona y del tipo de oliva. También en función de para qué queramos el fruto, será mejor un método u otro.

Métodos tradicionales para recoger olivas

Antiguamente, lo más común era esperar a que las aceitunas maduraran y cayesen por sí solas antes de recogerlas.

También estaban extendidos el ordeño y el vareo, que se siguen utilizando hoy en día con relativa frecuencia.

Recoger las olivas con las manos, también conocido como ordeñar olivos, se utiliza sobre todo para aceitunas de mesa o productos gourmet. Al no golpear la oliva ni con el suelo ni con las ramas, ésta queda totalmente intacta.

El vareo consiste en, con un palo, golpear las ramas en puntos estratégicos con cuidado de no dañar ni la corteza ni el fruto.

Vareadores de aceitunas eléctricos y a gasolina

La vara, por mucho cuidado que se ponga, puede acabar afectando a la salud del árbol y a su futura productividad. Por eso se han ido sustituyendo por vareadores eléctricos o a gasolina, más fáciles de regular, más respetuosos con el árbol, y sobre todo, más rápidos.

El vareador de olivas es una herramienta formada por una pértiga y un peine en la parte superior, conectado a un pequeño motor de gasolina, eléctrico o a batería que hace vibrar el peine de fibra de carbono de forma constante con una fuerza moderada que hará que caiga el fruto al suelo, previamente protegido con lonas o mallas.

La mayoría de vibradores automáticos ofrecen la posibilidad de trabajar sin la pértiga para alcanzar las ramas más bajas, o de extenderla hasta más de tres metros para las más altas.

En herramientaprofesional.com puedes encontrar distintos vareadores eléctricos, a batería y de gasolina que puedes usar en fincas con pocos olivos y en explotaciones donde no pueden entrar máquinas vibradoras de gran tamaño.

Destacamos el vareador de aceitunas a batería HL360DZBL4 de Makita. Es una herramienta muy ligera que viene dotada de serie con 8 baterías de 18V y cargador, para que trabajar sin pausa hasta 9 horas seguidas. Se puede usar el peine sin pértiga para las olivas más accesibles, o usar su pértiga con altura regulable hasta 3.1 metros.

Tractores vibradores de olivos

Son maquinaria pesada que con un gancho sujeto al tronco, sacude el olivo hasta que caiga todo el fruto. Suelen usarse junto con paraguas invertidos para recoger todas las olivas.